Crónica de la Pardillada de Zarpas


26/03/2004

 

  Salí ya medio tajado de la facultad y, tal y como me iba, me dice la
segurata de la puerta que si la invito a una copa. Le sigo un poco la
conversación y me pregunta si me voy yo sólo (el resto aún estábais en
el local). Le pregunto si conoce algún Opencor (de cara a encontrar la
cámara) y me dice que para qué quiero una cámara. Le explico el caso y
me da una tarjeta de metro con 5 viajes de los que no tuve oportunidad
de gastar. Además, me dice que debajo del Camp Nou, bajando por la
calle Maternitat y un par de manzanas por debajo de la Travessera hay
un Opencor. Le doy las gracias y me marcho, viendo cómo se parte la
caja (cuando le pregunto si tiene unas bragas de repuesto)... cosas que
pasan.

  Me voy para allá a pata, no sin parar a afinar la quinta de la guitarra
con una cabina (Telefónica nos ofrece un LA cuando te da línea) y hacer
posteriormente un sondeo rápido con las putis de allí. La que no es
rusa es sudaca y no quieren hacerse fotos (por ilegales?). En un
grupito de tres rusas, la más fea (que es curiosamente la que va más
tapada) me pide que le cante una canción. Le digo que si luego se hace
una foto conmigo, vale. Y va la tía y me dice que si la quiero para
hacerme una paja (...)

  Llego al Opencor, no sin pasar antes por un pub irlandés (pensaba que
me había perdido, pero realmente era que estaba más abajo de lo que
pensaba). La camarera (buenota) me dijo que a ver si nos pasábamos por
allí a tocar algún día. En el Opencor, las cosas no dan para mucho. Hay
tres empleados: un tío, una tía y el segurata, así que intento
convencerlos de que me echen un cable, me dejen llevarme una cámara y
pasar a pagar otro día (el que les convenga). El tío (encargado del
turno) me dice que si él trabajase el sábado, no tendría problema, pero
como va a tener cuatro días seguidos de fiesta... le pregunta a la
chica (que sí iba el sábado). La chica, una colombiana (me pareció que
dijo eso) me dijo que no se jugaba el trabajo por si yo no volvía y que
ella no estaba dispuesta a pagar los 7,65Eypos que valía la cámara.
Pues nada... a ver cómo podía conseguir una cámara. Recordé que había
una gasolinera al lado del <M> de Collblanc. Iba a ver si allí había
algo más de suerte.

  Salgo del Opencor y me estaba yendo la patilla abajo (cosa de los
calçots "de dos semanas después" que me confesó Mate que habíais puesto
en la Sopa Boba). Me meto en el primer bar que pillo "La taberna del
lobo" me parece que se llamaba. Con el apretón le pregunto al dueño si
puedo usar el baño y, cuando me giro, me pregunta si le puedo cantar
una canción a la cocinera (Cristina, Susana ¿?). Le digo que ok y le
explico lo que me pasa. Tocaré a cambio de una ayudita... y el tío se
compromete a pagarme la cámara.

  En el baño me acuerdo de la gran trallada que metí después de la
presentación de la instancia en el water de Quimicas (ya es una
tradición, después del lunes post-calçotada) y acabo de afinar la
guitarra como puedo (por comparación con la quinta). Mientras tanto, me
quito el tapón estomacal con una gran truñada.

  Salgo y deleito a la cocinera y la concurrencia del bareto con un
Perfidia (haciendo segunda voz, que era de la que más me acordaba).
Aplausos y 10Eur de propina para pagar la cámara. Vuelvo al Opencor
hiper-contento porque ya podía empezar a hacer el reportaje
fotográfico. Pasan la cámara por el lector y marca 12,50. Me cabreo con
el tío porque me dijo el precio de la cámara sin flash... Tras un
convencimiento "sutil" le pido que ponga el resto por mi en la caja y
finalmente accede porque "dos euros no me descuadrarán la caja de la
noche". Desenvuelvo la cámara, conecto la mierda de flash que (según
pone) sólo alcanza cinco metros y me hago la primera con los dos tíos
de allí. La foto la hace el segurata (a ver qué tal quedan). Dejo
tarjetas de la tuna con mi número.

  Vuelvo al bar, que estaba cerca, y me hago una foto con la cocinera y
el dueño. Me dicen que un día bajemos a tomarnos unas cañas y le
explique cómo me fue. Es posible que si las fotos quedan bien, le haga
una copia. Me cayó muy bien.

  Subo otra vez al Princesa Sofía, pero dando la vuelta por el otro lado
del Camp Nou (para ver si otras diferentes a las de antes se hacen la
foto conmigo). Más de lo mismo, hasta que llego a un grupito de tres
tías y un tío. Les explico el caso y a la que nombro la palabra fotos,
dos de las tías se largan. Queda un travelo que me dice que ningún
problema y el chulo nos echa la foto con mis pantalones y los pantis
por debajo de las rodillas. Dicen de hacer más fotos (por si no salen
bien) y el travelo, en la siguiente, coloca la mano agarrándome el
paquete. El tío me devuelve la cámara, canto Elsa para Sofía (el
travelo), dos besos y despedida... hasta que le digo si tiene unas
bragas de repuesto. Ella (él) no, pero le pregunta a sus "amigas". Una
de ellas dice que si no quiero un condón (masculino o femenino), no me
puede ofrecer otra cosa. Sofía me firma el condón femenino y le doy una
tarjeta (Ramón/Polilla, puede ser que os llame).

  Sigo las pesquisas por unas bragas y na d na, que ni por esas. Una de
las putas me dice que si quiero las que lleva en el bolso, 15Euros... y
si quiero las que lleva puestas, 20? (supongo que por estar sucias). De
ninguna manera me las da.

  Me acuerdo de que un grupo de compis de Química iba a cenar a un
restaurante (me invitaron la semana pasada) justo detrás de la Illa.
Llego y estan aún con los postres, porque habían llegado tarde y no
tenían sitio reservado. Cuando digo lo que me pasa, después del momento
de incredulidad se empiezan a partir de risa. Mariona, una chica que
vive cerca de allí se ofrece para ir a buscarme unas.

  Esperando en la puerta de su casa, me encuentro a un grupo de
tres "perdidas" que me preguntan cómo llegar al Pippermint (al lado del
Music Box de Borí i Fontestà). Les indico y me hago una foto con ellas
mientras Mariona vuelve con un tanga suyo (limpio). Al volver a la
Illa, me lo firma (con mucho cachondeo de los colegas) y me despido de
ellos.

  Subo a la Diagonal a ver si algún incauto va a cruzar Barna para la
zona de la Meridiana o va casualmente a Terrassa y, tras mucho
preguntar, una pareja que va a Zona Hermética me recoge. Conforme vamos
hablando, me dice que tiene un colega de Telecos, Francisco Javier
(...no recuerda el mote, pero me dice que es de los cabecillas) ya le
ha contado de los exámenes estos y tal... me preguntan qué me habíais
hecho hacer y después de explicar lo que me había pasado, me dice que
me llevan al Don Cándido y me dejan en Sabadell a la vuelta.

  Llegamos al Don Cándido, cojo la tarjeta y me hago una foto con el
recepcionista, que aún no se cree que haya subido desde Barcelona sólo
para eso. También me dice que en Sabadell hay autobuses nocturnos que
por dos duros te bajan a Barna, por si me hace falta. Ya son las dos y
cuarto. Bajamos a Sabadell, y de camino, le digo si me puede dejar en
la gasolinera de la autopista que hemos visto al subir (Meroil). Me
quedo allí, les doy las gracias y se van de fiesta.

  Tras preguntar uno a uno a todos los que iban parando, un tío que se
llama Toni me dice que viene a Barna. Le pregunto si le importa que me
venga con él. Me subo a la furgoneta y le explico otra vez lo que ando
haciendo (la historia se repite). El tío dice que estamos locos, pero
que seguro que nos lo pasamos de coña. Tras un rato, me deja en la
Meridiana con St Antoni Maria Claret (al lado de la gasolinera de Felip
II).

  Comienzo a bajar la Meridiana y me salen tres tías con el "tunero,
tunero... cántame una tuna" (insistieron para Clavelitos, canté Piel
Canela y luego ellas cantaron Clavelitos mientras yo tocaba). Poco
después de despedirme, me llama Cazalla para decirme que estáis en
Poble9. Le digo que ya voy de camino, no le oigo muy bien y me vuelve a
llamar al poco. Después de decirme cómo llegar, voy para allá a patita
(al Feelings), porque ya no estoy lejos. Total, que llegué cerca de las
cuatro al garito.

  Al llegar, todo muy bien, la discoteca genial, me piden la ropa
interior (que Preso tarda medio microsegundo en oler y decir que
estaban limpias) y cuando Chupi me pregunta por la cámara LA HABÍA
PERDIDO!! (Yo que me quería hacer fotos con vosotros en la disco...).
El resto de la noche... más o menos chof. Igualmente, antes de irnos,
Cazalla me hizo el comentario "de qué puedes hablar tanto rato con
álguien que no conoces?". Matema era un pierde-monedas y me enteré
también de que el Agüelo (el del PSC) había venido, pero que se había
ido antes de que llegara

  Ayer me llamó al mediodía Toni, diciéndome que se me debió quedar la
cámara en la furgo (suerte que le di una tarjeta con mi número) y
quedamos por la tarde en el metro de Camp de l'Arpa. Me la devolvió, le
dije que si le podía invitar a tomar algo y me dijo que no, que cuando
vio la cámara pensó que no me ibais a dar la beca y que me la tenía que
devolver.

  Yo me fui a recoger el coche a la facultad y lo primero que me
encuentro dentro (nada más llegar) es la funda de la bandurria de Chupi
(que sepas que la tengo yo), un juego de cuerdas de guitarra que estaba
a medias y el maletero hasta arriba de cosas. Aquí acaba la pardillada.

  PD: Por cierto... desde el día que fuimos a la torre de Lourdes tengo
en mi poder (creo que ya lo dije en el ensayo pasado) una bufanda
totalmente negra. Si nadie la reclama es cosa suya... pero mía no es,
desde luego.


  La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque
carece de toda apariencia de heroísmo -Giacomo Leopardi-


**************************************************************

FOTOS
Censured